El Marine que abandonó su sueño de NFL

Abel Reyes
Desde la redacción. Columnistas, opinión y críticaApril 17, 2013


Brandon O'Brien era considerado como una de las futuras estrellas para las próximas campañas en la NFL. Egresado de Montana State Northen University, Brandon sirvió durante cuatro años de servicio como Marine y aparecía, a sus 30 años, como un receptor agente libre con posibilidades de llegar a jugar en la mejor liga de futbol americano en el mundo.

O’Brien, de 1.85 metros de estatura y 98 kilos de peso, estaba entrenando en el Athletes Performance Institute, en Frisco, Texas, para encontrar su mejor forma física rumbo al Draft. Corría las 40 yardas en 4.08 segundos y aparecía en el firmamento un futuro promisorio en la NFL hasta que ocurrió la tragedia de Boston.

Luego de conocer el ataque de bombas del pasado lunes, Brandon O'Brien decidió abandonar su sueño de jugar en la NFL para volver a enlistarse como Marine.

Durante su servicio en Iraq, O’Brien salvó de la muerte a dos de sus compañeros y recibió la medalla al heroísmo que entrega la Naval y Marine Corps.

“Tiene el corazón partido por lo que sucedió en Boston, volverá a ser Marine intentando que nunca más vuelva a suceder esto”, dijo su agente.